¿Cuántas veces te ha sucedido que te pasas más tiempo decidiendo qué ponerte por la mañana que disfrutando del desayuno? La corriente fast fashion nos ha llevado a un estado existencial en que creemos no tener suficiente cuando tenemos demasiado. Por eso es importante detenerse un segundo y reflexionar.

Esta reflexión está llevando a muchas personas a sumarse a la tendencia del “armario cápsula” o al reto Proyecto 333. Un armario cápsula es aquel que contiene entre 30 y 40 piezas de vestir máximo por cada temporada, contando zapatos y accesorios, y sin contar pijama, ropa de deporte y joyas.

Los beneficios de un armario cápsula son psicológicos, medioambientales y económicos, ya que se reduce el estrés de tener que decidir entre demasiadas opciones, se reduce el consumo de ropa, y por lo tanto, la producción de residuos textiles.

¿Pero cómo se consigue simplificar un armario sin morir en el intento?

La clave está en apostar por los básicos, prendas prácticas y versátiles, que sean atemporales y que combinen entre sí.

Si hacer el cambio de golpe es demasiado drástico, es mejor que ir realizándolo progresivamente reduciendo el número de prendas cada temporada.

Para empezar, nosotros te dejamos una breve guía de los pasos a seguir:

Paso 1: Vacía todo tu armario. Divide toda la ropa en tres grupos: la ropa que te encanta, la que no sabes muy bien qué hacer con ella y la que no te has puesto durante este último año. Aquellas con las que tienes dudas, puedes guardarlas en una caja y darles una segunda oportunidad, pero si ves que a la siguiente temporada tampoco te las pones, dónalas, regálalas o recíclalas.

Paso 2: Elige los colores base de tu armario. Los colores neutros son más fáciles de combinar. La idea es que cada prenda de ropa combine con almenos dos o tres más.

Paso 3: Una vez hecho esto, elige las 30-40 prendas de ropa que realmente quieres y que realmente te vas a poner. Un consejo es que tengas por cada parte inferior, tres partes de arriba combinables entre sí y totalmente diferentes.

Paso 4: Recordar la norma base del armario cápsula: por cada prenda que entra, tiene que salir otra.

Al principio puede que se te haga un poco raro vivir con la sensación de tener “tan poco”, pero pronto verás que no solo has simplificado tu armario, sino también tus decisiones, y que ahora hay más espacio en tu vida para otras cosas que te llenan más. Además la próxima vez que vayas a comprar, sabrás exactamente qué necesitas y no comprarás por impulso.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.